El parlamento europeo quiere acelerar la economía circular

La pasada semana, el Comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo (ENVI) votó las propuestas legislativas del paquete de economía circular. Según dijeron los eurodiputados al modificar la propuesta legislativa sobre residuos, el objetivo de reciclado en 2030 debería elevarse al 70%, frente al 44% que tenemos hoy en día, mientras que el vertido, que tiene un gran impacto medioambiental, debería limitarse al 5%. Entre los objetivos europeos, también se aboga por una reducción del 50% en los residuos de alimentos para 2030.

En 2020, los Estados miembros de la UE deberían reciclar o compostar más del 50% de los residuos. “El Comité ENVI ha demostrado que cree en la transición hacia una economía circular”, se indica en nota de prensa. “Decidimos restablecer los ambiciosos objetivos de reciclado y vertido de acuerdo con lo que la Comisión había propuesto originalmente en 2014”, ha declarado la eurodiputada Simona Bonafè (S & D, IT), refiriéndose a la propuesta del ex-comisario de Medio Ambiente, Janez Potočnik.

Residuos y residuos de envases

Según los eurodiputados, para el año 2030, al menos el 70% en peso de los llamados residuos municipales (procedentes de hogares y empresas), deberían ser reciclados o preparados para su reutilización (es decir, revisados, limpiados o reparados). A este respecto, la Comisión Europea propuso el 65%. Para los materiales de envases, como el papel y el cartón, los plásticos, el vidrio, el metal y la madera, los eurodiputados proponen un objetivo del 80% para 2030, con objetivos intermedios para 2015 para cada material.

Biorresiduos y otros

Los eurodiputados votaron a favor de la recogida separada obligatoria de biorresiduos y de un reciclaje de alta calidad. En este ámbito, concretamente se mostraron a favor de:

Eliminación de las condiciones “técnicas, ambientales y económicamente viables” en lo que se refiere a la recogida separada (incluida la de los biorresiduos), excepto en las zonas escasamente pobladas tras la aprobación por la Comisión de esta excepción. Los residuos recogidos por separado no pueden ser ofrecidos ni utilizados en las plantas de incineración.
Incorporación de una lista de instrumentos que los Estados miembros puedan utilizar para maximizar el uso de materiales secundarios, que incluye medidas técnicas y fiscales para apoyar el desarrollo de mercados de productos reutilizados y productos reciclados (incluidos los compostados). En general, los Estados miembros harán uso de instrumentos reguladores y económicos para incentivar el uso de materias primas secundarias.
Incorporación de una solicitud a la Comisión para que considere establecer objetivos de reciclado para residuos comerciales e industriales similares a los establecidos para los residuos municipales. La Comisión debe enviar un informe al respecto a más tardar el 31 de diciembre de 2018.
Incorporación de una petición para las organizaciones europeas de normalización para que desarrollen normas de calidad para los residuos que entran en el proceso final de reciclado.
La Comisión debe (para finales de 2018) proponer una modificación del reglamento pertinente para introducir códigos europeos de residuos para los biorresiduos recogidos separadamente.
Una inclusión que exige a los Estados miembros fomentar el compostaje doméstico.
Incorporación de una definición sobre residuos comerciales e industriales.
Incorporación de una definición sobre los biorresiduos que incluya residuos con propiedades similares de biodegradabilidad y compostabilidad» y excluyendo el criterio “cantidad”.
Incorporación de una definición sobre reciclado orgánico, que excluye de la misma el tratamiento mecánico-biológico y el vertedero.
Los Estados miembros deben utilizar sistemas de trazabilidad y esquemas de garantía de calidad para asegurar que la producción de reciclado orgánico cumpla con las normas de calidad pertinentes.
Incorporación de una definición sobre residuos alimentarios, jerarquía de residuos alimentarios y un objetivo no vinculante de reducción de residuos alimentarios en consonancia con los acuerdos internacionales.
Residuos alimentarios

Los residuos de alimentos en la UE se calculan en unos 89 millones de toneladas, o 180 kg per cápita al año. Los eurodiputados abogan por un objetivo de reducción de residuos alimentarios de la UE del 30% para 2025 y del 50% para 2030, en comparación con 2014. También proponen un objetivo similar para la basura marina.

La propuesta de modificación de Directiva relativa al vertido de residuos, limita a un máximo del 10% la cantidad de residuos que pueden depositarse en vertederos para el año 2030. Los eurodiputados proponen un endurecimiento del 5%, aunque con una posible ampliación de cinco años, bajo ciertas condiciones, para los Estados miembros (como Chipre, Grecia, Croacia, Latvia, Malta) que depositaron más del 65% de sus residuos en 2013.

Fuente: Fundación Economía Circular y Parlamentos Europeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s